Reflexión sobre la Gira a Sudáfrica

12 | 06 2017 1

De Sur a Sur

“Esto no es una pipa” nos interpela Magritte a través de su conocida obra de arte y así nos invita a agudizar la mirada y a replantear nuestras percepciones y prejuicios sobre lo evidente.

Sudáfrica puede ser considerado un destino paradisíaco y sin duda lo es: sus hermosas playas, su fauna exótica y el misticismo que emana de su pertenencia a un continente al que se le adjudica el origen mismo de la humanidad. Pero parafraseando a uno de nuestros alumnos, Sudáfrica es mucho más de lo que Disney o Hollywood nos legaron y en este comentario tan atinado, se concentran todas aquellas oportunidades de aprendizaje que el trabajo de los docentes de todas las áreas logró ofrecer para gestar este viaje tan esperado.

Así diversas áreas del conocimiento: la historia, la geografía, la antropología, la economía, el arte , la literatura se hicieron presentes en nuestros alumnos en los intercambios deportivos y socioculturales que día tras día nos iban sorprendiendo.

Para los alumnos argentinos experimentar la extraña transformación de ser un “otro”, con nombre raro y hasta gracioso para los oídos de los alumnos sudafricanos nos ofreció la posibilidad de dimensionar el lugar que nos brindaron para recibirnos en las distintas realidades de cada colegio que visitamos. Cada partido de football, hockey o volleyball ofrecía la oportunidad de intercambiar risas, gestos y picardías; una cultura juvenil claramente compartida por los alumnos sudafricanos y argentinos a pesar de las distancias.

Sudáfrica también evoca coincidencias y despierta curiosidades: colonos europeos, multilingüismo, culturas originarias, segregación y un maravilloso esfuerzo por la reconciliación encarnado en la figura de su líder Nelson Mandela, una figura emblemática en la historia mundial quien aseveró que “La Educación es el arma más poderosa que se puede usar para cambiar al mundo.

Y este viaje nos propuso que  la historia se hiciera viva cuando conocimos a Mac Maharaj, héroe de la resistencia anti-apartheid, en el Museo Nelson Mandela de Robben Island. El Sr. Maharaj, que fuera compañero de prisión de Mandela, logró transportar secretamente los manuscritos del libro Un Largo Camino a la Libertad en 1976 y luego como él mismo bromearía con nosotros, se convirtió en el Ministro de Transporte en la presidencia del venerado “Madiba”. Una oportunidad única, jamás imaginada para nuestra delegación, que coronó un viaje inigualable.

Esto… no es una gira deportiva.

Prof. Pat Ferrin

 

 

 

 

 

Categorizado en:

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *